*Mery, palomita y tacha *Le pide peras al olmo

POR: MAAT

A 23 octubre, 2021

VISTOS DESDE su ciudad natal, pienso que a la gran mayoría de quienes aquí vivimos nos tienen más que satisfechos y llenos de orgullo los resultados del gobierno del ingeniero Miguel Ángel Riquelme Solís. Y es que como lo hemos publicado de manera reiterada, hay al menos tres factores por los cuales la administración estatal ha salido avante y se distingue por encima de sus antecesores y de los gobernadores de otras entidades, tales como: 1.- La enorme capacidad de trabajo de Riquelme que labora hasta altas horas de la noche y se levanta en la madrugada para seguir haciendo por los suyos; 2.- El gran amor que le tiene a Coahuila y a todos quienes aquí viven, por los cuales hace y hará hasta lo imposible por llevarles tranquilidad, seguridad y un ambiente en el que puedan progresar y, 3.- Su espíritu y modo de ser, que no se arredra ni ante la adversidad ni ante aquellos que amenacen o dañen a los coahuilenses…

CON ESE agradable panorama de los tres primeros años de gobierno de Riquelme Solís, cuando llega a la cúspide del Poder Judicial en el estado el también torreonense Miguel Mery Ayup y luego se viene la renovación del Congreso local en junio del año pasado y resulta electo diputado Eduardo Olmos Castro, y todo mundo entendió que sería quien presidiría la Legislatura, las expectativas se fueron por los cielos: Los tres poderes del estado en manos de torreonenses!. Se esperaba que Mery y Olmos fueran dos funcionarios de primer nivel que le darían un plus al gobierno del estado, pero…

HOY PLATICAREMOS un poco del caso de Mery Ayup, que luego de haber mordido el polvo en su aventura de contender por la alcaldía de Torreón (en su descargo, debemos recordar que los Mario´s Cepeda´s, padre e hijo, lo traicionaron), lo compensaron con una magistratura que si la cuida le puede durar muchos, muchos años, hasta seis veces más de lo que duraría como alcalde, y además sin dejar de operar la notaría pública y sin enfrentar tanto problema, aparte de que no fue una magistratura cualquiera, NO QUE VA!!!, fue nada menos que la de presidente del Tribunal Superior de Justica de Coahuila, para lo cual solamente tuvieron que guardar las formas, esperar a que su antecesora Miriam Cárdenas se jubilara, se llamara a consejo y se le eligiera. Obviamente hasta el intendente del Tribunal ya sabía a quien iban a elegir sus pares…

BUENO, PUES resulta que hace unos días, Miguel no tenía qué hacer y se le ocurrió ponerse a declarar, sin reflexionar antes en lo que iba a decir, o pensando erróneamente en que se iba a apuntar un 10!, que se iba a sacar una palomita, vamos, que los presidentes de todos los tribunales superiores de justicia de las diversas entidades federativas se lo iban a agradecer. Para no divagar más, les diremos que el magistrado presidente del Tribunal Superior de Justicia de Coahuila está proponiendo que se cree un fondo nacional para fortalecer la justicia…

JUSTIFICA LA propuesta Mery Ayup, y seguramente con toda razón, en que la mayoría de los casos se atienden en los tribunales locales y sin embargo tienen menos dinero que los federales. De hecho, afirma, los poderes judiciales locales atienden tres veces más asuntos que el Poder Judicial de la Federación y ejercen solo la mitad de los recursos que aquel, aparte de que los asuntos que se atienden en tribunales locales son los más sensibles y cercanos a la población, como son asuntos familiares, mercantiles, civiles y penales del fuero común…

AGREGA el torreonense que: “No existe a nivel federal un fondo que ayude a fortalecer estas funciones fundamentales para mantener la gobernabilidad y la paz de los estados”. Informa así mismo que los presupuestos de los poderes judiciales locales salen de los presupuestos estatales y en promedio significan el 1.7 de los mismos, pero que la reducción de las participaciones federales a las entidades federativas ha impactado en la capacidad de los estados para dotar de los mínimos indispensables a sus sistemas de justicia”…

ANTE TAL argumentación, nosotros si le pondríamos un 10, le daríamos una palomita y le colocaríamos una estrellita en la frente al magistrado Mery, pero… si nos ponemos a pensar un poco, de inmediato se las quitamos y por el contrario como en aquel programa televisivo del eterno Chabelo le daríamos una espantosa “X”, primero por olvidadizo, segundo por ingenuo y al último por hacerse el que no sabe que en sus manos tiene parte de la solución y al no tomarla él mismo está incurriendo en responsabilidad oficial…

EN CUANTO a lo de olvidadizo, le recordamos a Miguel Mery que en el Tribunal Superior de Justicia de Coahuila ya existía un fondo para fortalecer la justicia, con ese o con otro nombre, pero que se lo chuparon, se lo acabaron, lo desaparecieron, lo perdieron, lo robaron, lo hicieron de humo unos corruptos funcionarios de alto nivel, unos delincuentes de cuello blanco, que andan ahí tan campantes gozando de su salario completo como jubilados del propio tribunal y con la protección del exgobernador Rubén Moreira, ahora coordinador de la bancada priista en la Cámara de Diputados…

QUÉ NO SE haga Mery, qué no se acuerda o qué no sabe del asunto del FICREA, aquél en el que el 21 de septiembre de 2021 el entonces presidente del Tribunal Superior de Justicia de Coahuila, Gregorio Pérez Mata, firmó un contrato con esa sociedad financiera popular, primero para poner a especular 7 millones de pesos y luego hasta 125 millones de pesos, cuando dicho organismo por ley no debería captar recursos públicos. Pérez Mata y el dueño de FICREA actuaron ilegalmente y cuando la financiera quebró se perdió la inversión, el problema es que el dinero que se esfumó era el del fondo para fortalecer la justicia en Coahuila…

DESDE ENTONCES se supo del ilícito cometido por Pérez Mata, pero como era amigo del gobernador Moreira desde niño… que estudiaron juntos la primaria, que compartieron pupitre y esas cosas, la justicia se fue a la goma y lejos de enjuiciarlo y encarcelarlo, lo protegieron, lo jubilaron y hoy goza de cabal salud y de su sueldo completito…

PERO EL COLMO es que, Miriam Cárdenas de por medio (que cerró los ojos y nunca hizo justicia), ahora Mery quiere recuperar el fondo, pero no el fondo que Pérez Mata le robó al Poder Judicial por especular con él, ahora lo quiere recuperar pero con dinero federal, con dinero que le mande El Peje. Tan ingenuo él, como si no supiera lo que todos sabemos, que eso es como pedirle peras al olmo. Que no se da cuenta que tratándose de Coahuila el Mesías ni ahora ni nunca va a abrir la chequera, a Coahuila le quita y le quita, jamás le va a dar y menos si le insisten…

EN SUMA, Mery tiene buenas intenciones pero primero debe cumplir con su deber. No puede ni mucho menos debe cerrar los ojos a la desaparición o mejor dicho al millonario robo que el tribunal que ahora preside sufrió por parte de Pérez Mata. Es más, si quiere legitimarse debe solicitar, pedir, exigir a la Fiscalía, por cierto en manos de otro torreonense, Gerardo Márquez Guevara y a la Fiscalía Anticorrupción a cargo de Jesús Homero Flores Mier, que de una vez por todas terminen con la investigación iniciada o que digan que no hay responsables, que en efecto, el dinero se esfumó, que los 126 millones del fondo para mejorar la justicia de Coahuila se deshizo, que se desapareció como pompas de jabón; total estamos en tiempos de la Cuarta Transformación y se aguanta cualquier mentira y tontería por increíble que sea… (GFA).-

Share Button