Propone Sandra Amaya reformas en defensa de las mujeres

POR: MAAT

A 8 octubre, 2021

Exige diputada que se endurezcan medidas a quienes cometan agresiones mediáticas o digitales

“Que quede claro que, en Durango no deben ser permitidas las agresiones mediáticas o digitales que promuevan estereotipos sexistas, o que hagan apología de la violencia en contra de las mujeres y niñas”, subrayó la diputada local, Sandra Lilia Amaya Rosales, al presentar una iniciativa con adiciones a la Ley de las Mujeres para una Vida sin Violencia.

En este sentido, los integrantes del grupo parlamentario del Movimiento de Regeneración Nacional (Morena), proponen que cuando se presenten casos de violencia digital o mediática, el Ministerio Público o un juez, ordenarán vía electrónica o escrita a las empresas de plataformas digitales, medios de comunicación, redes sociales o páginas electrónicas, personas físicas o morales, la interrupción, bloqueo, destrucción o eliminación de imágenes, audios o videos relacionados con la investigación en curso.

Lo anterior, a fin de garantizar la integridad de la víctima, por lo que, la propuesta también establece que las plataformas digitales, los medios de comunicación, las redes sociales o páginas electrónicas, deberán dar aviso de forma inmediata al usuario que compartió el contenido, implementando de forma clara y precisa que el contenido será inhabilitado por cumplimiento a una orden judicial.

“Considero que esta reforma puede representar un gran avance legislativo para generaciones venideras y que, ante la constante revolución tecnológica, requieran que sus derechos sean salvaguardados también en el espacio virtual”, puntualizó la legisladora.

Amaya Rosales resaltó que, para que avance la lucha contra la violencia digital y mediática, se requieren tener instrumentos que permitan perseguir y castigar los actos, además de generar consciencia en la población sobre un tema que es grave.

“Uno de los principales argumentos para modificar la Ley de las Mujeres para una Vida sin Violencia, es que, exponer, distribuir, difundir, exhibir, transmitir, comercializar, ofrecer, intercambiar o compartir imágenes, audios o videos reales o simulados de contenido íntimo sexual de una persona sin su consentimiento, mediante el uso de tecnologías de la información y la comunicación no puede ser normal”, agregó Sandra Amaya.

Share Button