*Soldados reprobados como albañiles *Se les inunda Banco en inauguración

POR: MAAT

A 1 octubre, 2021

AHORA SÍ QUE como anillo al dedo podemos decir abiertamente que le quedó el conocido dicho de zapatero a tus zapatos a la ocurrencia del presidente, Andrés Manuel López Obrador, de convertir a los soldados en albañiles. Y es que como todos los mexicanos hemos atestiguado, los elementos de la Secretaría de la Defensa Nacional y dentro de ésta del glorioso Ejército Mexicano, preparados y capacitados para funciones muy diferentes y con la honorable misión de salvaguardar la patria, a sus instituciones y a su población, de pronto han sido ocupados como constructores de aeropuertos, autopistas, bancos y muchas otras cosas, que no es lo suyo, amén de que dejan sin trabajo a quienes les corresponden esas tareas en el país…

ESTE CAPRICHO presidencial, que como ya anotamos deja sin trabajo a quienes les corresponde el ramo de la construcción y que para eso estudiaron y egresaron de las universidades de todo México, así como a la mano de obra calificada y al noble oficio de nuestro miles y miles de albañiles que con el sudor de su frente y la fuerza de sus manos sostienen a sus familias, además de que mantenían en la incertidumbre a la opinión pública nacional respecto de la calidad de los trabajos que los militares hacen en un área que no es la suya. Hoy que ya terminaron la primera de sus obras, con decepción vemos que son muy buenos soldados pero pésimos constructores…

ENTRE LAS diversas obras que con inversión multimillonaria el presidente López Obrador le ha encargado al Ejército, está la construcción y equipamiento de 2 mil 700 Bancos del Bienestar, instituciones en las cuales el gobierno federal habrá de entregar las ayudas sociales que el presidente ha creado para los ninis, para los viejitos y para las madres solteras entre otros. Pues bien, resulta que apenas antier, el miércoles, los militares terminaron el primero de los bancos, ubicado este en la Delegación ahora Alcaldía Gustavo A. Madero de la Ciudad de México, y ya se imaginará el lector que con bombo y platillo tanto la Jefa de Gobierno, Claudia Sheinbaum como su protector, guía e impulsor político, el presidente de la república, Andrés Manuel López Obrador, ordenaron que se organizara una ceremonia de inauguración ahí en las instalaciones a todo lo alto. En el evento ambos tuvieron tiempo y sobre todo motivo para arrepentirse y enca… perdón, enojarse…

SIN EMBARGO, sucedió que en plena inauguración el miércoles por la tarde, cuando más contentos estaban el Mesías, su favorita para sucederlo y los invitados de honor, entre ellos el mandamás de la Secretaría de la Defensa Nacional, se desató una lluvia de esas características de las tardes de la capital, por cierto en esta ocasión no muy copiosa, nada parecido a una tormenta, pero sí suficiente para poner en ridículo las dotes de albañilería de nuestros soldados y de los ingenieros y arquitectos militares, porque por cuestiones de fallas técnicas, aunque era poca el agua que el Dios Tlaloc envió a la tierra, por problemas de niveles mal calculados y pésimamente recientes construidos, el líquido corría de fuera de la construcción del Banco del Bienestar hacia adentro…

LOS FUNCIONARIOS del más alto nivel de la Cuarta Transformación no lo podían creer. Primero fue incredulidad, luego encabronamiento y estupor y con malestar ordenaron con los ojos que se hiciera algo a la gente de la ayudantía del presidente López Obrador, que ni tardos ni perezosos tomaron escobas, trapeadores y cuanto pudieron para taparle el paso al agua y mandarla de regreso a la calle pero, todos los asistentes, uno con tristeza, otros con decepción, varios más con pena ajena y algunos hasta con cierta jocosidad atestiguaron el fracaso de los militares como albañiles y más de uno comenzó a orar desde ahora para que en marzo próximo no haya nada que lamentar en el Aeropuerto “Felipe Ángeles”…

LLAMA LA atención sobre este hecho, el silencio que parece envolver a lo ocurrido. Ni los noticieros televisivos, ni los periódicos formales dieron cuenta del mismo, mucho menos los reporteros o lo que sean que siempre cubren las ocurrencias del presidente, pero que parece que no se dieron cuenta de la inundación y solo atendieron al discurso del Mesías y las elogiosas palabras que tuvo para la labor que Claudia Sheinbaum ha hecho al frente de la Ciudad de México. Sin embargo siempre hay plumas libres casadas con la verdad que difundieron la noticia o que incluso tomaron video, para que aunque lo niegue el vocero de la 4T o el propio López Obrador quede como lo que es, un mentiroso…

EN EL VIDEO, queda muy claro que mientras está la ceremonia de inauguración los miembros de la ayudantía del presidente luchan por sacar el agua del banco porque se está inundando, se observa también que no está cayendo una tormenta sino que el problema se presenta porque la sucursal del Banco del Bienestar recién construida en la Ciudad de México, en la alcaldía Gustavo A Madero, tiene fallas en el diseño de construcción. No es a prueba de agua, dijo uno de los presentes a manera de broma…

EN EFECTO, en el video que por cierto ya se hizo viral en redes sociales, se aprecia que la lluvia que se metió al Banco del Bienestar, es producto del mal diseño y no debido a una lluvia torrencial, ya que abajo de la sucursal no se aprecia ningún tipo de inundación o encharcamiento.

ATESTIGUARON el bochornoso hecho, el presidente Andrés Manuel López Obrador, la jefa de gobierno de la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum; el residente de obra y por tanto jefe de los albañiles, perdón, el Secretario de la Defensa Nacional, Luis Crescencio Sandoval; Clara Brugada, alcaldesa de Iztapalapa y, Diana Álvarez Maury, directora del Banco de Bienestar; además de muchos invitados más la gran mayoría miembros de MORENA… (GFA).-

Share Button