*En Durango, más de lo mismo *PRI tropieza con las mismas piedras

POR: MAAT

A 27 julio, 2021

COMO SI EL pasado 6 de junio hubiera obtenido un resonante triunfo, como si hubiera arrollado a MORENA y aliados, como si en verdad el estado se hubiera pintado de verde, blanco y rojo y como si en Gómez Palacio no hubiera sido aplastado por el partido de López Obrador, el Revolucionario Institucional inició formalmente antier domingo en Durango capital el proceso de renovación de su directiva estatal, con los errores de siempre, con la arrogancia de toda la vida, con los vicios de siempre, tropezando con las mismas piedras que hace poco más de 4 años le arrebataron el poder estatal y sentaron a la oposición en el Palacio de Zambrano por primera vez en la historia…

QUE ESTÁN “renovando” la directiva estatal?, para empezar imponen como nuevo dirigente a un miembro de la propia directiva, a Arturo Yáñez Cuéllar, Secretario de Organización, es decir, el segundo jerárquicamente en la actualidad, solamente escala un peldaño y no lo hace por méritos propios, sino por órdenes provenientes del centro del país, del mismísimo dirigente nacional del partido, Alejandro Moreno, el tristemente célebre “Alito”, que en los comicios del pasado junio perdió las 8 gubernaturas que gobernaba el PRI ante los candidatos de MORENA…

PUES BIEN, el líder (¿) nacional del tricolor, que no solamente resultó un fiasco en las elecciones más grandes de la historia del país, sino que unos días después de los comicios, ante la necesidad de tener más diputados federales de su parte para cumplir sus caprichos y ocurrencias de cambios constitucionales el presidente López Obrador declaró que esperaba que algunos priistas aportaran esos votos, en forma por demás indigna y con la rapidez del rayo dijo estar dispuesto a dialogar con el mandatario; desde México ordena que su amigo Arturo Yáñez sea el nuevo dirigente del partido en Durango y aquí, los priistas obedecen ciegamente, ovejunamente y aceptan sin chistar la voz del amo…

MUCHOS DE ELLOS incluso se trasladan a la capital a hacerle la corte al nuevo dirigente, a aplaudirle en su registro, a tomarse la foto, a echarle porras si es preciso; aunque bien saben que de ahí no pasarán. Que será como siempre, que si acaso llega el PRI a obtener la candidatura y no el PAN ahora que se supone continuarán la alianza Va por Durango, en la que el PRD es mera comparsa, una cosa muy diferente será ganar la gubernatura pero, incluso si así fuere, como siempre insistimos, los ganones serán los de Durango capital, el gabinete será integrado por personajes de allá, las secretarías todas las acapararán, las principales direcciones y a La Laguna puras migajas y a lo mejor ni eso, como siempre…

ENTONCES VOLVERÁN las quejas, que “los duranguitos son esto”, que “los duranguitos aquello”, tal vez, pero lo que también es cierto es que la gente de la capital hasta ahora siempre ha sido más lista que los priistas de La Laguna, al menos más organizada, más solidaria, menos dejada a la hora de tomar las decisiones, incluso menos traicionera. Aquí siempre ha habido quienes escuchan el canto de las sirenas y traicionan a la región y a su gente porque les ofrecen apoyos en lo personal que a algunos les cumplen y a otros no. Así candidatos de Durango a la gubernatura en su momento con dinero a montones y promesas de cargos importantes que a unos les cumplieron porque ganaron y con otros quedaron en promesas porque perdieron, se hicieron de pronto amigos de gente de la localidad que se sumaron a su campaña, que les organizaban cenas y comidas con sus amigos, algunos que ni siquiera habían participado nunca en política…

A ALGUNOS que les cumplieron, para desgracia de los gomezpalatinos y de los duranguenses, fueron por ejemplo Juan Avalos, junior gomezpalatino que por apoyar a un candidato fuereño le dieron la Secretaria de Turismo y luego hasta lo hicieron presidente del PRI en la ciudad; peor ocurrió con Ricardo Rebollo, que lo único que tenía que ver con la política es que su papá, José Rebollo Acosta, fue dos veces alcalde, de los de antes, pero Ricardo era un junior dedicado a gasta la herencia que le dejó, hasta que Ismael Hernández Deras que quería entrar a la región, lo contrató para que le hiciera roncha con novenes ricos y así comenzó a organizarle cenas, comidas, reuniones. El pago: lo hizo alcalde y luego diputado federal: uno de los peores alcaldes de los que se tiene memoria en la ciudad y un diputado inútil…

PERO AL MENOS en este caso- bien dicen que los pueblos tienen las autoridades que merecen. Ricardo dejó a Gómez Palacio endeudado, comenzó muchas obras, pero hizo de humo el presupuesto, lo desapareció, bueno en el colmo, este descarado sujeto, le cobró por adelantado la comisión de toda la obra a los constructores y de repente pidió permiso para irse a la diputación y le dejó la bronca a su sustituto Mario Calderón. Pero como decimos, lamentablemente los pueblos tienen las autoridades que merecen, porque antes cuando el PRI siempre ganaba en Gómez Palacio, eligieron para el trienio siguiente a Rocío Rebollo como alcaldesa y obviamente ésta protegió a su hermanito, nunca procedió contra el defraudador, contra el pillo, contra el delincuente comprobado, porque incluso hubo obras que cobró de acuerdo con facturas pero las obras no se encontraron por ningún lado. No hay que ser muy letrado para entender que si Rocío al tomar protesta juró cumplir y hacer cumplir la ley y no lo hizo, ella también incurrió en delito…

AÚN ASÍ, en la siguiente elección federal a Rocío Rebollo, una pésima alcaldesa, tal vez peor que hermano, los priistas de Gómez Palacio la eligieron como su diputada federal por el segundo distrito. Entender el por qué sería cosa de un extenso y detallado estudio psicológico, sobre todo porque un año después de su elección, Rocío era declarada por las autoridades municipales de la localidad como “Enemiga pública no 1 de Gómez Palacio”. Sin palabras…

CON TALES antecedentes, designarla nuevamente como candidata a diputada federal por el Distrito 02 para las elecciones del pasado 6 de junio, era una clara invitación a la derrota. Nosotros, MAAT y RUMORES, así lo comentamos. Y es que el PRI al elegir candidatos pareciera que lo hizo para perder, al menos en sus decisiones locales, ya que Rocío Rebollo ni tiene carisma, ni tiene seguidores, es una falacia. Es una creación de unos cuantos simpatizantes en las redes sociales y además en cada cargo que ha tenido sus ineptitudes y carencias han quedado al descubierto. Por ello la derrota que le propinó Omar Castañeda de MORENA fue natural…

PERO LOS priistas no entienden. Sin mérito alguno, más bien siendo un ejemplo de lo peor del priismo gomezpalatino, a Rocío Rebollo la vuelven a premiar al integrarla en la fórmula como segunda de Arturo Yáñez en la próxima dirigencia estatal del tricolor. Ya nada más falta que en las elecciones de alcalde en Gómez Palacio quieran competir con los mismos candidatos . Se mira relampaguear en el horizonte del PRI duranguense… (GFA).-

Share Button