*AMLO perdió en grande: WSJ *Dardo directo al corazón morenista

POR: MAAT

A 8 junio, 2021

LA JORNADA electoral del domingo tiene muchas lecturas, pero si se quiere ser serio, si se quiere ser honesto, si se quiere dejar de engañar a los mexicanos, ninguna de ellas coincide con la que desde la mañanera de ayer y hoy le dio el presidente Andrés Manuel López Obrador, que insiste en que él y su partido ganaron…

CIERTO ES que MORENA se hizo de 10 de las 15 gubernaturas en juego, pero además de que ya estaban presupuestadas, el porcentaje de electores que obtuvieron sobre su inmediato perseguidor casi en todos los casos fue mínimo, en cambio, algo imposible de ocultar y que da idea de quien en realidad perdió, es que en 2018 El Peje asumió a la Presidencia de la República con 30 millones de votos, mientras que hoy su partido apenas rebasó los 16 millones, lo que indica que 14 millones de mexicanos que lo eligieron hace 3 años ahora le han dado la espalda decepcionados por su mal gobierno…

POR ESO mismo, a reserva de que los resultados se oficialicen, MORENA tendrá 60 diputados federales menos en la Cámara, lo que da al traste con sus ideas transformadoras del país a uno que en nada beneficia a los mexicanos pero que en su mentalidad ha pretendido desde que tomó posesión, pues ahora sin mayoría calificada ya no podrá reformar la Constitución a capricho, ya no podrá desaparecer organismos autónomos cuando se le pegue en gana, ya habrá un equilibrio de poderes que en nada le agrada porque él se siente y se cree merecedor de todo y por encima de todos. Para desgracia del Señor de Macuspana, los habitantes de la Ciudad de México, para más detalle los de mayores estudios y preparación, le han puesto un alto luego de por lo menos 24 años de ser gobernados en sus delegaciones, hoy alcaldías, por la izquierda, y el domingo votaron en su mayoría por candidatos de la oposición. Ahí en el corazón de su Cuarta Transformación ya no los quieren ni a él, ni a la Sheinbaum, ni a su partido…

THE WALL STREET Journal, el muy influyente y de gran prestigio diario norteamericano, publicó ayer lunes un editorial en el que trató esto que estamos comentando, señalando que las elecciones del domingo en México son buenas noticias para la democracia y para los mexicanos. Redactado por miembros de la Junta Editorial del WSJ, en el editorial consideran que los votantes mexicanos decidieron poner un freno al presidente Andrés Manuel López Obrador, a sus ambiciones de una “cuarta transformación radical” de México…

EN EL ARTÍCULO, titulado “Mexico checks AMLO´S power” (México pone a revisión el poder de AMLO), se señala que fue el propio mandatario mexicano el que convirtió esa elección en un referéndum sobre su mandato, apostando a que su nivel de aprobación haría a los votantes olvidarse del “mal manejo de la pandemia de Covid-19 y de una economía que no ha crecido en dos años. Su promesa de combatir la corrupción aún resuena entre el público”. Sin embargo, el resultado fue distinto al que AMLO esperaba. “Los votantes asestaron un fuerte castigo a Morena, arrebatándole su mayoría de dos terceras partes” en la Cámara de Diputados. En particular, el castigo vino de parte de los votantes suburbanos y urbanos de clase media, muchos de los cuales apoyaron al hoy mandatario en 2018. En la Ciudad de México, señaló el rotativo, Morena “perdió en grande”…

EN OPINIÓN de los editorialistas del Wall Street Journal, MORENA ahora necesitará del apoyo del Partido Verde, al que describió como “partido a sueldo” para gobernar. Y “la ambición de López Obrador de “reescribir la Constitución, ya sea para revertir la liberalización del mercado, especialmente en energía, o para centralizar el poder en la presidencia, se vuelve mucho más difícil de realizar”. Según el diario norteamericano, la imagen del Ejecutivo “como caudillo popular”, también tuvo su impacto. Si bien AMLO aún no está en la última etapa de su gobierno, y no es un “lame duck” (pato cojo), “su poder ya no está en ascenso”, indicó el editorial. “Cuando critique a las empresas como la ‘mafia’, bulee a los oponentes o trate de impulsar leyes antidemocráticas en el Congreso, enfrentará más resistencia”…

FINALMENTE, indica que la votación del domingo demuestra que los mexicanos, “decepcionados” como están de la clase política tras 71 años de “autocracia represiva”, siguen “prefiriendo el pluralismo y la democracia a tener un régimen de hombre fuerte”. En el caso de AMLO, lo que puede aprender de estos comicios, concluyó el WSJ, es que “si quiere dejar un legado de progreso en la segunda mitad de su presidencia, reconocer este mensaje del pueblo mexicano es un buen principio”…

DEJEMOS la opinión que del exterior se tiene sobre la jornada electoral del domingo, para comentar el dardo envenenado que en pleno corazón de MORENA, la Ciudad de México, sede de los tres poderes, le asestaron los capitalinos a López Obrador, a su partido, y a Claudia Sheinbaum, que es mucho más que la jefa de Gobierno. A la Sheinbaum como lo hemos atestiguado, el Mesías la trata como si fuese de la familia, la ha cuidado desde hace muchos años, la ha conducido en su carrera política y ahora la apapacha, la placea, la defiende, en pocas palabras la muestra a su gente como su sucesora…

AHORA DIFICILMENTE la podrá sostener. Además de que Claudia no es muy brillante que digamos y por eso otros sienten que tienen mayores méritos como para disputarle la candidatura morenista a la grande, en los últimos tiempos ha sufrido golpes tremendos. Hace poco más de un mes, la trágica caída de vagones de la Línea 12 con 26 muertos y más de 80 heridos, parte de cuya responsabilidad muy difícilmente podrá zafarse por falta de mantenimiento en los más de 2 años que tiene gobernando la ciudad y casi como tiro de gracia en las votaciones del domingo la oposición, la alianza “Va por la Ciudad de México” (PRI-PAN.PRD) le ganó 10 de las 16 alcaldías de la ciudad, es decir, ahora gobernará con la mayoría en contra. Antes la tenía fácil y trastabillaba, ahora la tiene en chino. El proyecto del Peje para el 24 se fue al precipicio…

LA DERROTA del domingo en la Ciudad de México constituye sin duda la mayor pérdida de la izquierda en el centro del país desde que llegó al poder en 1997. Sheinbaum perdió 10 de las 16 alcaldías como ya dijimos y en la Asamblea Legislativa experimentó una importante disminución de diputados, que de 30 durante la primera parte del mandato sexenal, pasará a 18 en la segunda, lo que hará más difícil su gestión de fin de gobierno. Lo peor del caso es que MORENA abanicó con algunos de sus más afamados y representativos miembros…

VEA USTED: Sheinbaum perdió Tlalpan, la alcaldía que gobernó, donde también fracasó Alfonso Ramírez Cuéllar, nada menos que expresidente nacional de MORENA, para reelegirse como diputado. Se le fue de las manos la alcaldía Cuauhtémoc, en donde se asienta Palacio Nacional, el hogar del Mesías y la Primera NO Primera Dama, cuya candidatura se le entregó a Dolores Padierna, que tiene años y años y años colgada de la liana, quien junto con su esposo René Bejarano son los caciques de esa demarcación, y con quienes se había repartido posiciones en la capital pero… perdieron, ya no los quieren…

A MORENA, a la Sheinbaum y al Peje que no aparecieron en la boleta pro que implícitamente ahí estaban, los apalearon en Álvaro Obregón y Miguel Hidalgo, donde competían un bejaranista y un lopezobradorista, y se le fue Azcapotzalco, con un incondicional del presidente de Morena, Mario Delgado. En Coyoacán se dio la derrota de Pablo Gómez, uno de los líderes históricos de la izquierda y fiel servidor de AMLO. Y como siempre, uno y otra, culpan a la prensa, a que por las críticas constantes y para favorecer a sus enemigos los conservadores, los electores se dejaron influir y por eso votaron en contra. En fin… (GFA).-

Share Button