*La Iglesia toca las campanas Un repaso al demagogo

POR: MAAT

A 31 mayo, 2021

EN LA CONFERENCIA “La Doctrina Social de la Iglesia y el Compromiso Político en las Elecciones del 6 de Junio” que se efectuó hace apenas unos días, el Presbítero Doctor Mario Ángel Flores Ramos, Rector de la Universidad Pontificia de México, abordó sin tapujos el punto de vista de la Iglesia Católica sobre la Buena Política, la Demagogia y lo que los mexicanos mayores de edad deben de considerar antes de ir a votar ahora que se celebrará la elección más grande en la historia moderna del país. Sus muy interesantes conceptos que ya circulan en un video en las redes, y que en el acto fue difundida por la plataforma Zoom, nos parece que deben ser conocidos por nuestros lectores y por lo mismo hoy en nuestra columna reproducimos algunos de ellos…

QUIENES PARTICIPAMOS en la diaria planeación, redacción y edición de RUMORES, consideramos que los puntos de vista expuestos por el Rector Flores Ramos son un auténtico llamado de alerta a los mexicanos para no repetir el error de 2018 luego de los resultados que hoy padecemos todos, un tañer de las campanas para que los ciudadanos se unan y defiendan en las urnas sus intereses comunes, su libertad, sus derechos y la democracia, al mismo tiempo que retratan de los pies a la cabeza sin mencionar su nombre a quien hoy desde Palacio tanto daño causa al pueblo. Vayamos pues a la conferencia…

EL EXPOSITOR citó entre otras cosas que el Papa Francisco dice: “Busquemos la Buena Política, esa política que es la más alta expresión de la caridad. Alejémonos de la demagogia de todo tipo. Y voy a citar una frase del Papa Francisco que repite distintos contextos: “los demagogos son aquellos que quieren pensar por el pueblo pero no dejan pensar al pueblo”, “los demagogos son aquellos que quieren actuar por el pueblo pero no dejan actuar al pueblo, y convierten la palabra pueblo en una expresión vacía; son ellos”. “Piensan por lo pobres pero no dejan pensar a los pobres, son ideologías oportunistas y manipuladoras”, lo dice en su Encíclica Fratelli Tutti, la última Encíclica sobre la fraternidad y la amistad social donde nos invita en el Capítulo V a buscar la Buena Política, la política de participación y respeto que se oponga a los populismos de cualquier tipo, los que manipulan, los que se quieren convertir en la voz única y los que se consideran los únicos que pueden hacer el bien. En la Democracia todos debemos tener espacio”…

Y QUIERO AHORA, dice el Presbítero Flores Ramos: “mostrar una realidad, no estoy entrando en políticas partidistas, estoy analizando una realidad que debemos tener en cuenta al emitir nuestro voto, porque los gobernantes que han recibido la confianza ciudadana en una elección deben también pasar por la revisión de los ciudadanos. Qué es lo que vemos hoy en un gobierno que lleva ya un compromiso amplio y que se ha mostrado en sus distintas acciones y pensamientos, cómo se conduce frente a nosotros y es ahí donde debemos decir: Seguimos por ese camino o no seguimos por ese camino”…

“Un gobierno que prometió mucho, creando expectativas desproporcionadas, es fácil prometer… estamos ante un gobierno que prometió mucho, muchísimo! Y la realidad es distinta, un gobierno que habla mucho y no escucha nada. No sabe escuchar, no quiere escuchar!. Hace tiempo me tocó… eh, redactar un pequeño artículo donde, hace tiempo eh, no de ahora, hace dos años, que se titulaba “Un gobierno que no sabe escuchar”, saben cuál fue la reacción a ese artículo? Una reprimenda al Arzobispo de México, porque se le decía, -Oiga, escuche, lleva varias acciones que no van por el camino correcto, escuche!, en lugar de escuchar vino una reacción indigna hacia la Iglesia”…

“Un gobierno lleno de resentimientos que se convierten en odio y venganza para quienes no lo secundan, un gobierno que culpa al pasado de todos los males y se siente víctima de todos sin tomar la responsabilidad que le toca hoy para solucionar él los problemas; para eso está ahí. La realidad de México la conocemos todos, si quieres estar en el gobierno es para solucionar no para repartir culpas. Un gobierno que destruye sin construir, un gobierno que ha desestructurado el sistema de salud que funcionaba más o menos sin haber creado antes otro que fuera mejor, un gobierno que pasa por encima de las instituciones y leyes, que desestructura también nuestras instituciones básicas que nos dan cierta certidumbre para exigir a los propios gobernantes; un gobierno que no piensa en los ciudadanos sino en sus planes ideológicos aunque no beneficien a nadie, un gobierno que ha dado todo el poder al Ejército y se ha rodeado de él, un gobierno que quiere combatir la corrupción pero está rodeado de corruptos, un gobierno que no se ocupa de la seguridad. Estamos viviendo los años más violentos, con homicidios, narcotráfico sin control, problemas en las familias, violencia hacia la mujer”…

LAPIDARIO, EL Rector de la Universidad Pontificia señaló en su conferencia: Un gobierno que miente, que traiciona, que roba. Un gobierno que proclama todos los días la austeridad y gasta miles de millones de pesos en proyectos sin futuro; quiero decir una anécdota sin mayor relevancia, pero bueno, no dejemos pasar ni los detalles, un gobierno que dejó Los Pinos que son unas oficinas de trabajo y una casita relativamente pequeña para ocupar un Palacio suntuoso en toda la palabra! Cuál gobierno austero? Un gobierno que organiza un instituto para devolver al pueblo lo robado y se vuelve a robar lo que debía devolver! Está comprobado! Un gobierno que más que administrar la riqueza del país, está ocupado en manipular la población”…

“Un gobierno que atenta contra la inteligencia del pueblo organizando la rifa de un avión que no se rifa! Por favor! No somos estúpidos! Un gobierno que pierde la dignidad frente al gobernante de los Estados Unidos, que más ha insultado a los mexicanos. Un gobierno que acaba con las oportunidades de inversión y devalúa el crecimiento del país, un gobierno que no ha puesto su prioridad en la cultura, en la educación, en el desarrollo de la sociedad civil; un gobierno que ha puesto como prioridad a los pobres y ha aumentado la pobreza en todos sus niveles, aumentando en dos años 10 millones más de pobres en nuestro país ya de por si golpeado por la desigualdad. Un gobierno que reparte dinero sin programas de desarrollo, sin evaluación, con la única finalidad de tener clientelismo político, un gobierno que quiso estar muy cerca de la gente y esta más lejos que nunca!. Un gobierno que se desentendió de las necesidades de la población durante la pandemia, en las cuestiones de salud y más en la economía”….

“Un gobierno que con su mayoría en el congreso ha tomado decisiones insensatas, que afortunadamente los jueces y la Suprema Corte de Justicia han detenido hasta este momento, no sabemos más adelante! Un gobierno que crea adversarios todos los días dentro y fuera del país. Un gobierno que tiene candidatos impresentables y los defiende sin pudor, por encima del más elemental sentido de dignidad. Un gobierno que no se hace cargo de sus errores ni de sus responsabilidades. Un gobierno que no acepta la crítica y persigue a sus críticos. La letanía podría seguir! Todos conocemos esta realidad, no estoy señalando sino hechos, no estoy haciendo juicios, estamos señalando hechos que podemos ver todos los días”..

“¿Cuál es la conclusión de esto? No demos más poder a quien no ha sabido usarlo para el bien común, para la subsidiariedad, no brindemos más confianza a quien se dedica a dividir no a unir, no a desarrollar. Cuidemos nuestra democracia, es de todos no de una persona. Cuidemos las instituciones, es así como avanza un país, como progresa, como se equilibra también a los distintos grupos de la sociedad, las instituciones que hemos construido para ello. Cuidemos la libertad, el don preciado que Dios nos ha dado para buscar el bien, la verdad. Cuidemos nuestro futuro, el nuestro y el de las nuevas generaciones. El pueblo pone y el pueblo quita! A través de la leyes que protegen la expresión popular y mayoritaria . tenemos la oportunidad de cambiar las cosas expresándonos en las urnas, vayamos a expresarnos en paz, no con violencia. No se trata de llenarnos de resentimientos y odios, ese no es nuestro camino. Vayamos en paz con deseos de que esta sociedad sea mejor, respetando incluso al que piensa distinto que nosotros. En paz! Vayamos con deseos de servir como lo hemos señalado”. HASTA AHÍ la conferencia del Rector de la Universidad Pontificia, para nosotros un llamado de alerta de la Iglesia al pueblo de México en víspera de las elecciones… (GFA).-

Share Button