*AMLO quiere anular la elección *Ordena MORENA hacer fraude

POR: MAAT

A 24 mayo, 2021

AUNQUE LAS encuestas que se publican indican que el partido en el gobierno continúa en la delantera, conforme se acerca el 6 de junio son más los signos que señalan que la realidad parece ser muy distinta, es decir, que en la elección más grande de la historia moderna de México el pequeño hombre del Palacio pudiera encontrar su Waterloo. Unos de esos signos que por más que quiera López Obrador no puede ocultar, son su irritación, su nerviosismo y la toma de decisiones erróneas y desde luego desesperadas contra todos aquellos que considera sus enemigos, desde políticos, partidos, empresarios, intelectuales, el Poder Judicial, el INE, el TRIFE y todo ente que no sea de los que lo obedecen perruna y ciegamente…

EL ORDENAR a la Fiscalía General de la República que presionara a un juez para que emitiera la orden de aprehensión contra el gobernador de Tamaulipas cuando la Corte había señalado días antes que tenía fuero y lanzar a todas sus hordas contra él, ordenar a sus esbirros del Senado, principiando por Monreal que no haya como agradarle al Peje ahora que los bonos de la Sheinbaum y Ebrard cayeron por su evidente responsabilidad en la tragedia de la Línea 12 del Metro y quiere ser su sucesor; el permitir u ordenarle al comandante de la Marina que se lanzara contra el Poder Judicial tachándolo de enemigo, toda la serie de acusaciones contra el UINE que desde hace varios meses ha hecho y su evidente intención de desaparecerlo junto con otros organismos autónomos, se inscriben en esta serie de yerros monumentales del régimen o para no darle vuelta, del Mesías…

AHORA LO que se presume es que al ver que sus encuestas a modo son superadas con las que hace la oposición y particularmente las de la alianza Va por México, pero sobre todo al recibir informes de su propia gente de que aquello que esperaban que fuera un día de campo se ha convertido en una batalla y que al parecer la perderán, es decir, que MORENA, cómplices y secuaces dejarán de tener mayoría en las cámaras, además de que las cuentas alegres de que de 15 gubernaturas en juego se llevarían 12, simple y sencillamente no será así y tendrán que conformarse con la mitad o menos, está recurriendo a acciones desesperadas, a acciones extremas…

A ESE RESPECTO, les comentamos que ya convencido de que va a perder, obviamente nunca lo aceptará y menos en público (ya ve Usted estimado lector que todas las veces que ha perdido se ha declarado ganador, hasta tomó protesta como “Presidente legítimo”), ha ordenado vía su gente cercana, para empezar Mario Delgado que ni tiene escrúpulos ni tiene voluntad propia, que se haga fraude en los comicios del 6 de junio, que se cometan tantas acciones fraudulentas que provoquen la anulación de la elección, pero que sean ellos, los morenos, quienes denuncien el fraude y culpen a los de la Alianza, a fin de exigir luego al INE y al TRIFE que declaren la nulidad o si es posible el triunfo de su partido. De no ser así hasta juicio político le harán a magistrados del Instituto Nacional Electoral…

APENAS HACE un par de horas fue descubierto y hecho público este nuevo embate contra la legalidad por parte de López Obrador, esta nueva mentira, esta nueva triquiñuela que de llevarse a cabo pudiera provocar un caos electoral y postelectoral en todo el país, cosa que no merecen los mexicanos y todo por culpa de la ambición y la magalomanía de un solo hombre. A continuación transcribiremos un muy interesante y detallado artículo de Salvador García Soto, autor de la columna “Serpientes y Escaleras” que se publica en El Universal y otros importantes diarios de toda la república, periodista de gran prestigio que lanza hoy mismo la alerta luego de que cayó en sus manos el Manual de Capacitación que el Comité Ejecutivo Nacional de MORENA, que preside Mario Delgado, está distribuyendo entre sus representantes de casilla y los cuales les ordena hacer fraude y luego provocar la anulación de la elección…

EL ARTÍCULO de García Soto es el siguiente:

“Morena pide a sus representantes contar votos de más”

Salvador García Soto

“Parece una estrategia deliberada para alterar los resultados de la elección”

“Como si a estas elecciones les faltara algo, en medio de la violencia del narco que asesina, secuestra y retira candidatos, con las mismas viejas prácticas de prometer y condicionar apoyos por votos y con las constantes intromisiones desde la Presidencia de la República en las campañas para intentar favorecer al partido gobernante, ahora desde el INE han prendido las alertas ante un “Manual de Capacitación” del partido Morena, en el que instruye a sus representantes de casilla a cometer dos delitos antes y durante las votaciones del próximo 6 de junio.

“Primero, en el documento distribuido por Morena y con el que instruye a quienes serán sus representantes en las mesas de votación, el partido del presidente López Obrador les pide contar mal los votos que reciba su coalición “Juntos Haremos Historia” que forman con el PT y PVEM, pues en lugar de explicarles lo que dice la ley electoral sobre cómo se dividen y se reparten los votos en coaliciones y pedirles que se sujeten a ella, les pide que cada vez que crucen la boleta por los tres partidos, registren hasta tres votos en lugar de un solo voto al candidato y el resto como voto fraccionado, como indica la ley. Lo que le está pidiendo Morena a sus representantes es una práctica ilegal que alteraría completamente el resultado real de la votación por lo que puede representar un fraude, además de que metería ruido y confusión a la elección, incluso hasta volverse una causa de nulidad.

“¿Cómo debemos contar los votos de la coalición (Juntos Haremos Historia) en el cómputo de la elección?”, dice el material de capacitación distribuido por Morena entre sus representantes de casilla, en el apartado “Elección de Diputados Federales: Coalición de Morena y otros Partidos en tu distrito”. Y ahí mismo se instruye: “1. Cuando el elector marque en la boleta los tres recuadros que pertenecen a nuestra coalición, el conteo dará 1 voto para el candidato propuesto y 1 voto para cada uno de los partidos de la coalición”. Es decir, que el partido gobernante pide a sus representantes, registrar hasta tres o cuatro votos a su favor en donde, legalmente, solo hay un voto.

“La Ley General de Instituciones y Procesos Electorales (LGIPE) dice claramente que los votos emitidos a favor de una coalición cuentan como un voto para la candidatura correspondiente, pero se dividen de forma proporcional entre los partidos que hayan sido tachados en la boleta. En el artículo 290, párrafo 2, señala: “Tratándose de partidos coaligados, si apareciere cruzado más de uno de los respectivos emblemas, se asignará el voto al candidato de la coalición, lo que deberá consignarse en el apartado respectivo del acta de escrutinio y cómputo correspondiente”. Mientras que, en otro artículo, el 311, dicen cómo deben repartirse los votos entre los partidos que hayan sido cruzados en la boleta: “En su caso se sumarán los votos que hayan sido emitidos a favor de dos o más partidos coaligados y que por esa causa hayan sido consignados por separado en el apartado correspondiente del acta de escrutinio y cómputo de casilla. La suma distrital de tales votos se distribuirá igualitariamente entre los partidos que integran la coalición. De existir fracción, los votos correspondientes se asignan al partido de más alta votación”.

“Es decir, si el elector cruza un solo partido de una coalición, ese voto sólo cuenta como 1 para el candidato postulado y uno a favor del partido cuyo emblema se cruzó; si el votante cruza dos partidos, igual es solo un voto para el candidato común y un voto dividido entre los dos partidos que fueron cruzados; y si de plano el elector cruzó los tres partidos, aún sigue siendo solo un voto para el candidato y un solo voto dividido en tres partes de los partidos que cruzó. Y entonces, si la ley es más que clara sobre cómo contar y repartir los votos para las coaliciones, ¿por qué Morena está pidiendo a sus representantes el día de la elección que cuenten más votos de los que dice la ley?

“El tema es grave y preocupa porque podría generar una enorme confusión en el conteo de los votos y metería mucho ruido a la hora de que se hagan los cómputos distritales, que son la parte oficial definitiva para saber cuántos votos y cargos ganó cada partido, incluidos los que van coaligados. Si en ese momento Morena impugna, con sus propias actas, los conteos del INE porque sus representantes contaron los votos como ellos se los pidieron y no como dice la ley ¿van a alegar un fraude y a decir que los consejeros electorales les quieren robar su derecho a tener una sobrerrepresentación real y a lograr una mayoría amplia en la Cámara de Diputados? Si esa es la estrategia es grave y anticipa problemas postelectorales.

“Porque, además, el mismo “Manual de Capacitación” del partido gobernante, está pidiendo a sus representantes que vayan a visitar, antes de la elección, a los funcionarios de la Mesa Directiva de cada casilla, es decir, que busquen a los ciudadanos elegidos para realizar esa función y se reúnan con ellos antes de las votaciones, algo que también violenta totalmente la ley porque los representantes de partido no deben visitar a los funcionarios de las Mesas Directivas de Casilla. Los artículos 260 y 261 de la LGIPE establecen cuáles son las funciones de los representantes de los partidos, y éstas se limitan a vigilar y observar el proceso el día de la elección, por lo que no pueden reunirse antes con los funcionarios de casilla porque eso atentaría contra los principios de certeza, legalidad e imparcialidad, y podrían constituir un acto de presión o coacción contra los funcionarios electorales.

“Así que, capacitar mal a sus representantes con información errónea y pedirles que cuenten mal los votos para su coalición, además de pedirles presionar o buscar a los funcionarios de las Mesas Directiva de Casilla, parece una estrategia deliberada de Morena para alterar los resultados de la próxima elección, con miras a descalificar no sólo el trabajo del INE y de los ciudadanos que organizan la elección, sino a tratar de obtener, por la fuerza una mayoría calificada en la Cámara de Diputados, algo que es la prioridad de López Obrador, y si el conteo de los votos en coalición no le alcanza para la sobrerrepresentación que quieren, entonces gritar el consabido discurso de “fraude” en su contra y pretender anular aquellos resultados electorales que no les convengan. ¿De verdad llegarán hasta algo así en su ambición de mantener el poder y la mayoría legislativa a como dé lugar y al costo que sea?”.

HASTA AQUÍ el artículo de García Soto. Nos leemos mañana… (GFA).-

Share Button