*La vida no vale nada *Con el covid-19 refinó

POR: MAAT

A 9 febrero, 2021

SE EQUIVOCARON aquellos que cuando se informó que el presidente Andrés Manuel López Obrador fue contagiado de covid-19 y hubo necesidad de resguardarlo y atenderlo por personal médico especializado y desde luego con medicamento adecuado, que todavía hoy se desconoce de manera oficial cuál fue, todo lo cual se extendió por dos semanas hasta su reaparición en público ayer en la mañanera, pensaban que su estado de salud delicado, lo iba a hacer reflexionar en su modo de gobernar, comenzando por dar un golpe de timón en la estrategia del combate a la pandemia. Por el contrario, tal parece que padecer en persona la enfermedad lo hizo refinar en su modo de ser y menospreciar más o de plano despreciar la vida de los mexicanos, los más de 200 mil compatriotas que en la pandemia han fallecido…

ESO ES LO que a nosotros nos queda como conclusión, por la manera tan frívola y simplista con la cual rechazó en la mañanera de este día, la carta en la cual intelectuales, científicos e integrantes de la sociedad civil en general le piden la cancelación temporal de los megaproyectos de Dos Bocas, el Tren Maya, el aeropuerto de Santa Lucía y el proyecto de Chapultepec, con el objetivo de que ese dinero sea invertido en vacunas, pues “la prioridad que debe movernos hoy es salvar muchas más vidas”. López Obrador al responderles públicamente que no, pone todo tipo de pretextos pero, estimado lector, ninguno relacionado con la salud y la vida de los mexicanos. Al presidente no le importa en lo más mínimo la integridad, la salud y la vida de sus compatriotas, pareciera que la muerte en la pandemia de más de 200 mil mexicanos no le ha tocado para nada el corazón…

A TRAVÉS de una carta firmada por 435 integrantes de las comunidades cultural y científica, así como profesionistas independientes, senadores y diputados de diferentes partidos políticos, y miembros de la sociedad civil organizada solicitan la cancelación temporal de los megaproyectos. La carta está abierta a que otras personas se sumen. Parte de la misiva indica: “Ante la tragedia que estamos viviendo, la prioridad que debe movernos hoy es salvar muchas más vidas de las que se logran preservar”. Precisamente en aras de “salvar muchas más vidas”, los firmantes proponen destinar una inversión pública “mucho mayor” a las vacunas contra la COVID-19 y para ello, piden al Presidente la cancelación temporal de los megaproyectos de Dos Bocas, el Tren Maya, el aeropuerto de Santa Lucía y el proyecto de Chapultepec…

LOS FIRMANTES proponen que parte de los recursos recaudados a partir de la cancelación temporal de los megaproyectos, sea destinada para la inversión en la compra de “suficientes vacunas que hayan pasado todas las exigencias de pruebas clínicas fase 3, para inmunizar a toda la población”. En un tercer punto, los firmantes plantean al Presidente que otra parte de los recursos sea destinada para el “apoyo amplio a la investigación científica y a la innovación, indispensables para producir vacunas en México, no sólo contra el virus que provoca la COVID, sino también en previsión de otras pandemias que, indudablemente, aparecerán en un futuro”…

ASÍ MISMO proponen que se convoque al Consejo de Salubridad General para que, con base en lo planteado por los expertos, se garantice y supervise una planificación y una aplicación rigurosas y transparentes de las prioridades, por sector, para la aplicación de las vacunas. “Se debe garantizar que las prioridades para la vacunación no sigan una lógica política, sino una prelación avalada por criterios científicos y técnicos (vulnerabilidad por ocupación, edad, comorbilidades, residencia en lugares de alta incidencia, entre otros)”. Los firmantes expusieron la necesidad de hacer que “el uso de cubrebocas se vuelva obligatorio en todas las dependencias federales y estatales, distribuyendo cubrebocas de calidad a la población que lo necesite”…

EN LA MISMA carta, se propone que se debe desarrollar un “plan de cuarentena y seguimiento de las personas que llegan a México desde países con altos números de contagios y pedir a pasajeros que vienen del extranjero certificados de resultados negativos a la prueba de COVID-19”. Los responsables de la carga son: Rafael Bojalil Parra (UAM); Antonio Lazcano Araujo (UNAM y miembro de El Colegio Nacional), Alma Maldonado Maldonado (CINVESTAV) y Gloria Soberón Chávez (UNAM). Entre los firmantes se encuentran el escritor Héctor Aguilar Camín, Martín Aluja Schuneman Hofer, Premio Nacional de Ciencias; el poeta Aurelio Asiain, el químico farmacéutico Martín Bonfil Olivera, la artesana Andrea Caso Aguilar, la filóloga Concepción Company, el abogado José Ramón Cossío Díaz, el físico Alejandro Frank y las escritoras Ana García Bergua y Anamari Gomís. También firman el poeta David Huerta, el médico Arnoldo Kraus, el escritor Enrique Krauze, el lingüista Luis Fernando Lara, el compositor Mario Lavista, el senador Germán Martínez, el escritor Guillermo Sheridan, el biólogo José Sarukhán Kermez y la física Julia Tagüeña…

DE ENTRADA como ya anotamos, quienes pensaban que haber sido contagiado el presidente por covid-19 lo haría reflexionar y cambiar de rumbo en el combate a la pandemia, se llevaron una gran decepción, que visto está en los pasados casi once meses ha sido un rotundo fracaso, pues análisis internacionales nos ubican en el penúltimos lugar mundial por su mal manejo y con más muertos que en cualquiera otra parte menos que en Estados Unidos y Brasil. Pero además el que los firmantes de la carta propongan el uso de cubrebocas obligatorio en todas las dependencias federales y estatales cuando el terco Mesías anuncia que seguirá sin usarlo simple y sencillamente porque es de Macuspana, masca chicle, tururu!!! daba por hecho que rechazarían su petición, que además iba en contra de otros caprichos del líder máximo de la 4T. Sin embargo lo que molesta, lo que indigna son los argumentos torpes, frívolos, con los que justifica su rechazo…

VEA USTED estimado lector: Al ser preguntado en la mañanera de este día sobre la petición que se le hace para suspender temporalmente los megaproyectos para utilizar esas enormes cantidades de dinero que se invierten en la compra de vacunas y medicamentos, López Obrador contestó con un rotundo NO! Y argumentó que no los puede suspender “ porque estos proyectos generan empleos, impulsarán el turismo y el sector energético; no hace falta, nada más con recortar el chayote”, dijo y luego puso su acostumbrada socarrona sonrisa…

AHORA RESULTA que según el presidente, o el que cobra como presidente de México, nuestro país tiene empleo por sus caprichosas y multimillonarias obras. Sin meternos en detalles, de todas formas desde Torreón le mandamos un mensaje y le decimos que aquí tenemos otros datos: Si así fuera, por qué en la pandemia México perdió más de 10 millones de empleos si sus mega proyectos Dos Bocas, Tren Maya y Aeropuerto Internacional Santa Lucía nunca pararon? Y otra

pregunta más, cuál empleo está protegiendo con sus costosos caprichos? En el caso de la construcción del Aeropuerto Santa Lucía o Felipe Ángeles por ejemplo, por ejemplo, a quién se perjudicaría si lo para ahora mismo. Ese puerto aéreo lo construyen los militares. Los ingenieros, los arquitectos, los especialistas en aeronáutica, los que construyen las pistas, los que hacen los cálculos para techos, hasta los albañiles son soldados y todos ellos, TODOS!!! Ya cobran en la Secretaría de la Defensa Nacional, es decir, todos ya tienen empleo en el Gobierno Federal, en el régimen de la Cuarta Transformación…

DE HECHO decenas, centenas y quizás miles de militares cuentan ahora con dobles plazas y a lo mejor hasta triples plazas, porque no solamente construyen el aeropuerto, sino parte del Tren Maya, los Bancos del Bienestar, autopistas y otros, por lo que están ocupando puestos laborales que deberían ser para otros mexicanos pero el presidente López Obrador quién sabe por qué razones se las ha entregado en charola de plata a la gente de la SEDENA

PERO QUE respondió el presidente: -“No hace falta, como vamos a cancelar el Tren Maya y las refinerías, no, si generan empleos, si van a impulsar el turismo, el sector energético, no hace falta, nada más con recortar el chayote, que ya no haya esto”. El presidente López Obrador refirió que con el “subsidio” que los pasados gobiernos pagaban a las revistas de Héctor Aguilar Camín y Enrique Krauze alcanzaría para un millón 37 mil 500 vacunas de Pfizer. “Esto ya se aplica no solo a ellos, sino en general… eran como ocho o 10 mil millones de pesos, por eso cuando se enojan y dedican artículos y columnas, hay que aguantar porque son vacunas y becas”. El presidente no entiende o se hace el que no entiende. No tiene remedio… (GFA).-

Share Button