*Reprimen a motociclistas *Y los traileros tan campantes

POR: MAAT

A 14 diciembre, 2020

ANTES DE entrar en materia, desde RUMORES enviamos nuestra felicitación a todos quienes participan en la planeación, redacción, corrección, diseño y edición de MAAT, a directivos, articulistas y colaboradores, que hoy llegan a su Segundo Aniversario. Dos años son pocos, pero este que hoy se cumple , El Año de la Pandemia, pudiera contarse por cinco o más. Fue muy difícil, fue triste también porque nuestro querido, Víctor Manuel Campos Pacheco, uno de los pilares de la Redacción, se nos fue y aún lo lloramos, pero ciertamente nos dejó muchas enseñanzas en todos los órdenes: en lo profesional y en lo personal, en entender que aún en la tragedia y siempre con el optimismo de que con la ayuda de Dios vendrán tiempos mejores, debemos cumplir con nuestras tareas con las herramientas que tengamos y desde la trinchera que sea, como en estos meses de trabajo desde casa. En hora buena MAAT!!!…

EL TEMA DE hoy es de esos que si te descuidas corres el riesgo de verte mal. Se trata de la reciente medida tomada por la Dirección de Tránsito y Vialidad y aplaudida por el Consejo Consultivo de Vialidad, que preside Pedro García Aranda, de prohibir a los motociclistas que circulen por el periférico de Torreón, así conocido por todos, aunque se llamaba antes “Raúl López Sánchez” y ahora, coincidiendo con la moda pejiana, presuntamente oficialmente le cambiaron el nombre a Periférico Ejército Militar. Al final el nombre es lo de menos, lo que a nosotros nos parece una injusticia y una medida torpe es la de prohibirles a los motociclistas que circulen por él, con todo y que ahora le quieren arreglar, o medio arreglar, diciendo que lo pueden hacer por los carriles laterales…

DE ENTRADA, quienes se les ocurrió esta idea lanzaron un argumento matón: “Lo hacemos para proteger la vida de los motociclistas”, y hasta presentaron cifras de accidentes en el primer semestre del año en los que participaron motociclistas, pero no tuvieron el cuidado de aclarar, informar y comprobar, si en tal cifra de accidentes los motociclistas fueron los responsables, y no el automovilista, el que manejaba la camioneta o el chofer del trailer que se les echó encima, como para que ahora, valga la redundancia: echen a los motociclistas del periférico…

DECIR QUE lo que se busca es proteger la integridad y la vida de los motociclistas es un extraordinario argumento. Lo es si ése en verdad es el objetivo, pero también lo es si están mintiendo, porque quién les puede comprobar que no es así. Por otra parte, hay que recordar el dicho popular de que, “el que con leche se quema, hasta al jocoque le sopla” y si para acabarla los involucrados son los agentes de Tránsito de Torreón, es mucho más fácil creer que la medida contra los automovilistas es recaudatoria, aunque ya lo hayan negado hasta en tres ocasiones y el propio presidente del Consejo de Vialidad, también con tamaña ingenuidad, confíe en que cuando los tránsitos detienen a un motociclista en el periférico es para aconsejarlo, para darle tips de vialidad, para pedirle amablemente que por su vida, no circule por ahí porque puede sufrir un accidente…

LAMENTABLEMENTE en Torreón, con las pésimas autoridades municipales que tenemos (y aun así el panista Jorge Zermeño Infante quiere ligar diputación federal) las cosas se hacen a lo tonto o se hacen de manera muy perversa para seguir exprimiendo a la ciudadanía. De hecho es del conocimiento general que Su Señoría ha tenido en el Departamento de Tránsito una máquina de ingresos diarios, de dinero en efectivo, de mucho dinero en efectivo, del que no da cuenta ni a las autoridades hacendarias ni a la contralorías municipal y estatal; es decir, recursos que bien puede destinar a su uso personal, a apoyar a familiares y amigos o a sufragar de manera ilegal alguna campaña política. El alcoholímetro, las multas que se le exigen a cada agente de tránsito a automovilistas y ahora que se tiene en la mira a los motociclistas, harían que el cochinito electoral engordara y engordara…

PERO ADEMÁS, si del Departamento de Tránsito Municipal y el Consejo de Vialidad hablamos, sobre todo de su presunto interés por la integridad física y la vida de los torreonenses, les queremos refrescar la memoria para que tengan mejores resultados. Sus antecesores tanto en Tránsito como en el Consejo les dejaron pendientes en el propio Periférico, al cual consideraron desde años atrás un bulevar más de la ciudad de Torreón, sobre todo porque ya hay dos periféricos más en funcionamiento, uno de cuota y otro gratuito. Desde entonces se dijo que se debería obligar a todo el transporte de carga, a todos los trailers a que tomaran los otros periféricos, lo que a sus choferes y a sus empresas les ahorraría tiempo en sus traslados, pero sobre todo bajaría sobre manera el tráfico por el “López Sánchez” o “Ejército Mexicano”…

SEÑOR ALCALDE, señores del Departamento de Tránsito, señor presidente del Consejo de Vialidad: Si se amarran los pantalones y por fin se deciden a obligar a los traileros a que ya no entren a Torreón. Si los desvían para que desde Matamoros tomen uno de los otros 2 periféricos hasta Bermejillo y más allá, el de Torreón (y también en su largo trecho perteneciente a Gómez Palacio y Lerdo) verá disminuir enormemente su tráfico y con ello el índice de accidentes, no solo con motociclistas, sino choques, atropellos, etcétera. Entonces sí, en efecto, el periférico será un bulevar, más tranquilo, más seguro, con menos contaminación, como ya debería funcionar porque a uno y otro lado en toda su extensión tiene colonias muy pobladas, escuelas, universidades, hoteles, zonas residenciales, centros comerciales, etcétera…

SE ESTÁN equivocando, no deben echar fuera a los motociclistas. Los camiones de carga, los trailers, algunos hasta de doble caja, son los que ya no deben atravesar la ciudad. Esos sí constituyen un verdadero peligro para los torreonenses, esos contribuyen en gran medida a la polución imperante a lo largo de esta vía, esos enormes vehículos automotores ponen en riesgo a todos y de manera constante. Lo demás es cuestión de cultura vial y en eso fallan lo mismo autoridades que público en general. Hay mucho por hacer, pero no se puede mandar a cientos de motociclistas que la utilizan para trabajar a las garras de los tránsitos de Torreón, con el cuento de que lo hacen por salvarles la vida… (GFA).-

Share Button