*Gober corrupto y mentiroso *Aispuro se cuida las espaldas

POR: MAAT

A 2 septiembre, 2020

PREVIO A LA entrega al Congreso de los documentos conteniendo su cuarto informe, José Rosas Aispuro, gobernador de Durango, efectuó ayer una rapidísima rueda de prensa solamente para informar que dos de sus principales colaboradores, Adrián Alanis Quiñones, a la sazón Secretario General de Gobierno y Arturo Salazar Moncayo, Secretario de Comunicaciones y Obras Públicas habían presentado su renuncia a sus respectivos cargos. De momento y de hecho hasta verlos actuar, los sustitutos no son materia de mayor comentario al menos para esta columna, pero sÍ los que se van y que en esa vieja y muy mala y dañina costumbre de nuestra política autóctona, se le da la forma de “renuncia”, cuando que si de hacerle justicia al pueblo duranguense se tratara y de tener un gobernador de a deveras, debían ser sujetos de juicio penal porque hoy por hoy la corrupción en la administración pública debe ser sancionada…

EN EL COLMO, el gobernador que dice no haberse robado ni un peso, les agradeció a ambos su entrega en los 4 años que estuvieron (usufructuando, explotando y aprovechando) en el cargo y les deseó toda clase de éxitos a donde quiera que vayan, con la seguridad, según dijo el Güero, de que seguirán trabajando por el bien de Durango y de los duranguenses, lo que tiene uno que escuchar…

LA “RENUNCIA” de Alanís Quiñones y de Salazar Moncayo, Mister 20%, se da a 362 días, es decir todo un largo año después de que el gobernador se comprometió con los laguneros a que ahora sí combatiría la corrupción en su gabinete. Recuerde el lector, que el 4 de septiembre del 2019, Rosas Aispuro vino a Lerdo a replicar el tercer informe de gobierno que había presentado ante el Congreso del Estado. Aquí, luego de exponer las mismas cifras que en Durango capital, de hacer las mismas promesas y hasta de contar las mismas mentiras, al final hizo un compromiso con los asistentes, casi los mismo de allá, más los invitados locales:

PALABRAS MÁS, palabras menos, les dijo que en el congreso los diputados de oposición le habían presentado quejas contra algunos de sus funcionarios que no han estado cumpliendo debidamente con sus tareas y que también en el transcurso del año había estado recibiendo otras de ciudadanos en general, de manera que al día siguiente iniciaría una evaluación a fondo de su gabinete y todo aquel que no pasara el nivel que los duranguenses merecen de los servidores públicos o que haya incurrido en actos de corrupción sería separado del cargo…

DE TODO EL informe eso fue lo que a los habitantes de esta comarca agradó, porque a esas fechas todavía estaban muy dolidos porque el gobernador Rosas Aispuro les mintió, los engañó y no les cumplió las promesas de campaña y para colmo, una vez sentado en la silla gubernamental, se hizo rodear de funcionaros carentes de vocación de servicio y peor aún, corruptos. Ahora era el momento de reivindicarse, sobre todo porque apenas les dijo que los corruptos saldrían, ya tenían identificados a quienes debían estar en la lista, eran varios, pero sin duda entre ellos estaban los que ayer renunciaron. Sin embargo, pasaron las semanas, y nada; un mes, dos meses, tres meses y nada. Fue hasta el siguiente informe, un año después, cuando por fin se van…

NO OBSTANTE, el que no sean destituidos, el que no sean corridos, el que no salgan por la puerta de atrás y mucho menos con denuncia de por medio, sino que se les permita renunciar y se les den las gracias por su presunta magnífica actuación en beneficio de los duranguenses no solamente deja mucho que desear, sino que indigna a la ciudadanía y confirma que entre este par y el que cobra como gobernador hay mucho más que amistad, hay ligas de complicidad y que por tanto Rosas Aispuro no se los está sacudiendo, que no está limpiando su gabinete de los corruptos, sino que solamente está simulando, que hace como que actúa contra la corrupción, pero lo único que está haciendo es lavarse la cara, cuidarse las espaldas porque el tiempo y el sexenio se le acaban…

EN EL CASO del ahora exsecretario general de Gobierno, Adrián Alanís, de todos en Durango fue conocida su actuación prepotente y transgresora de las leyes para proteger a su junior cuando reiteradamente cometió ilícitos, algunos de suma gravedad, pero que quedaron impunes por el manto protector del Palacio de Zambrano, que giró órdenes expresas para que la fiscalía no actuara y derramó billetes para que la prensa vendida no tocara el tema cada que el ya no tan juvenil hijo de papi cometía sus fechorías…

Y QUÉ DECIR de la actuación maquiavélica de Alanís Quiñones que con la enorme caja chica provista de millones y millones de pesos de dinero de los duranguenses, que carecen de todo, se dedicó los pasados 4 años a provocar problemas aquí y allá financiando grupos hacia el interior de los diversos partidos políticos, apoyando en los procesos electorales que le tocó vivir a partidos políticos ajenos a Acción Nacional a cuya administración estatal supuestamente debía fidelidad, acciones estas que no todas eran informadas en detalle al gobernador Rosas Aispuro, puesto que en alguna ocasión apoyó a enemigos jurados del Güero. Sin embargo, algo o mucho le sabrá este moderno Maquiavelo al gobernador, puesto que le tuvo miedo y no lo corrió, le permitió renunciar y tal vez, hasta le dio jugosa indemnización. Seguramente no aparecerá en libros, quizás hasta de la propia caja chica que Adrián manejaba y de la que no se rinde cuentas a nadie…

YA QUE TOCAMOS la posibilidad de que el gobernador no se haya atrevido a correr a este par, porque algo le sepan, en el caso de Arturo Salazar Moncayo, el ahora exsecretario de Comunicaciones y Obras Públicas, sin duda alguna le sabe muchísimo. Como se ha comentado en muchas ocasiones, Arturo es quizás el funcionario público más corrupto en todas la historia de Durango. Para empezar, cuentan los constructores de La Laguna que apenas tomó posesión los mandó llamar y les subió la tarifa, el 10 por ciento que antes daban por cada obra que les asignaran, incluso aunque la obtuvieran en licitación, subiría al 20 por ciento, es decir, que si Usted ganaba legalmente una obra de Un Millón de pesos, le entregaría a él, por adelantado 200 mil pesos…

PERO ESO no era todo, como él tenía una concretera y además una constructora, todo aquél que fuera beneficiado con una obra del gobierno, le tendría que comprar a él el concreto que requiriera y rentar maquinaria, en ambos casos a precios superiores a los de mercado: negocio redondo. Obviamente de esto se enteró rápidamente el gobernador José Rosas Aispuro, el que no se ha robado ni un solo peso, porque los constructores de La Laguna se lo hicieron saber de viva voz pero no hizo nada, absolutamente nada, por lo que ninguno de ellos tiene duda de que Míster 20% y el Gober son socios, son cómplices, van en la polla, son un par de funcionarios corruptos, ladrones. Entonces, como lo va a correr, como lo va a echar de manera vergonzosa y peor todavía, como lo va a denunciar penalmente. Que se frieguen los duranguenses!!!… (GFA).-

Share Button